sábado, 5 de junio de 2010

TRECE Y LOS ELEGIDOS



TRECE Y LOS ELEGIDOS

Divina Liturgia casi invernal en Punta Lara


I - Punta Lara – La belleza que no muere

El poblado de Punta Lara se fue construyendo al borde del Río de la Plata. Es parte de lo que antiguamente, período Colonial, se denominó como la Ensenada de Barragán, en honor al primer habitante de la región, Antonio Gutierrez de Barragán (siglo XVII).

Su puerto fue importante a fines del siglo XIX donde paso de ser un pequeño muelle para convertirse en puerto por orden del entonces presidente argentino Domingo F. Sarmiento. Posteriormente, la construcción del Puerto de La Plata a pocos kilómetros, y su gran crecimiento a partir de ser designada como la capital de la Provincia de Buenos Aires, dejo en el olvido al puerto de Punta Lara. Sin embargo, había otro destino preparada para ella: el ferrocarril en su camino al sur de la provincia estableció una estación en el pequeño poblado cuyas tierras habían sido adquiridas por Bernardo de Lara, esposo de Juana Gutierrez Barragán, descendiente del primer poblador de la región. A partir de ese momento y durante la época de prosperidad de la ciudad de La Plata, segunda década del siglo XX, la alta sociedad eligió las hermosas playas de Punta Lara para pasar los fines de semana en familia. Luego, el Jockey Club de gran importancia para la historia Argentina durante el período de la “Generación del ´80”, eligió esa ciudad para desarrollar un emprendimiento turístico para sus afiliados. Dicha organización fue responsable de la construcción de una Iglesia, la comisaría, un hospital y colegios.


La Comunidad Ortodoxa en la Parroquia Cristo Salvador de Punta Lara


Temprano por la mañana, los asistentes a la Divina Liturgia, prenden el fuego y ceban unos mates para entrar en calor por la fria mañana.


Punta Lara fue para la clase media y alta de la ciudad de la Plata, un lugar privilegiado y cuidado en tiempos de gran prosperidad para aquellos que participaban de la industria agro-ganadera.

En la década del ´40 con el surgimiento del peronismo, la ciudad fue elegida como balneario para los trabajadores que eran afiliados de los sindicatos, fuertemente respaldados por el gobierno del Gral. Juan D. Perón. La ruta de acceso al poblado fue asfaltado y todos los colectivos que pasaban por la región tenían una parada obligada en el poblado de Punta Lara.

Los años posteriores no fueron positivos. Grandes proyectos que nunca concluyeron, como los impulsados por el gobierno militar del Gral. Ongania que dejaron la costanera en ruinas, y luego las sucesivas crisis económicas que afectó a todo el país incluyendo Punta Lara. Sin embargo, el pequeño poblado continúa subsistiendo en esa belleza natural que Dios le dio, y sólo Dios puede quitar.

A este hermoso lugar, un día llegó en sus peregrinajes Mons. Mijail, Miguel Ángel Chamli, nuestro Eparca para la Provincia de Buenos Aires. Fue conquistado por la magia del lugar y de la gente que lo recibió amigablemente. Desde entonces, incansablemente viaja varios kilómetros desde la ciudad de Buenos Aires para estar el domingo celebrando la Divina Liturgia junto a sus fieles.
Antigua Postal del Balneario de Punta Lara

II – La Parroquia Cristo Salvador

Luego de una noche lluviosa, la población de Punta Lara despertaba un domingo casi invernal por las bajas temperaturas. Sin embargo, el sol comenzaba a hacerse camino entre las nubes.

Las cunetas que rodeaban las calles estaban cubiertas del agua de lluvia, y los caminos que de tierra que surcan los barrios, poblada de charcos de agua donde el peatón debía ir eludiéndolos en zigzag para lograr cruzar las calles. Los automóviles lentamente avanzaban por las calles con cuidado para evitar los baches invisibles bajo el agua acumulada de la noche anterior.

Un colectivo proveniente de la ciudad de La Plata ingresó por la costanera Almirante Brown hasta la altura de la calle 144 donde a pocos metros, se llega a una humilde edificación. De su interior sale Mons. Mijail y el Nazareo Carlos Sánchez a recibir a los recién llegados. La mañana esta fría, así que pronto los visitantes improvisan un pequeño fuego y se acercan a calentarse mientras se cebaba mate y preparaban tortafritas. Pronto, se suma el Diacono Tomas que llegaba también desde Buenos Aires, como todos los Domingos a asistir a Mons. Mijail.

Diacono Tomas durante las lecturas en la Divina Liturgia


Homilía de Mons. Mijail


Mons. Teofano y el Diacono Tomas


Mons. Mijail en cada ciudad y barrio a los que llega, crea pequeñas comunidades donde las familias intervinientes asumen el compromiso de sostenerse y crecer juntos. La cantidad de familias elegidas es de doce; número fuertemente simbólico para el cristianismo en tanto que representa los doce apóstoles que acompañaron a Cristo.

El número doce ha sido de gran importancia para muchas tradiciones: el zodiaco se compone por doce signos, los grandes dioses helénicos eran doce, hubo doce discípulos de Lao-Tsé, y el consejo de monjes que rodean al Dalai Lama, también tradicionalmente son doce, y hasta en los mitos encontramos por ejemplo las doce pruebas de Hércules. Pero, aquí lo importante a destacar es el número “13”, considerado por lo general de mal agüero, pero por el contrario, es el número invisible que hace que el “12” sea perfecto y eterno. Efectivamente, CRISTO es el número “13”, quien encarna el principio solar, que envió del Padre al Espíritu Santo para acompañar a sus apóstoles en su misión divina.

Mons. Mijail asume esa alta tradición cristiana y la transmite a los que se acercan a Dios. Él tiene el desafío de orientarlos, solicitando en oración al Espíritu Santo para que lo acompañe en esa misión. Imitando a los primeros apóstoles, Mons. Mijail crea estas comunidades de doce familias en diferentes lugares de La Plata, Ensenada, Punta Lara, y otros sitios, donde las personas se van organizando.

En el colectivo venían fieles de diferentes lugares de la Ciudad de La Plata y otras regiones que están en camino a Punta Lara. La meta, la pequeña Parroquia de Cristo Salvador, tal como lo bautizo nuestro Eparca Mons. Mijail.

En el sitio también se encontraban de Ensenada, nuestras primeras dos monjas de la comunidad católica ortodoxa: Fauta Figueroa, bautizada como María Avra (“María Grande”) de 70 años, nacida en Aguaray Provincia de Salta, viuda, madre de siete hijos y con 27 nietos; y Florencia López, bautizada como María Avia (“María comprometida con Dios”) de 67 años, con cinco hijos, nacida en la provincia del Chaco.


Mons. Mijail junto a María Avra y María Avia


Ambas poseen el orgullo y la serenidad de haber cumplido en su vida con la educación de sus hijos. Dieron todo por ellos, y luego de tantos años de lucha, han decidido dar un gran paso en sus vidas: seguir ayudando a otros en nombre de nuestro Señor JesuCristo. Aquellas fuerzas que le dejó una vida de desafíos, hoy se renueva con el soplo del Espíritu Santo en sus vidas, acompañando a Mons. Mijail con las comunidades de doce familias, en la Plata con las comunidades de los barrios de San Carlos, Abasto, Los Hornos, San Lorenzo, Hernández, Gorina, en la localidad de Ensenada, Quilmes, Punta Lara y en la Ciudad de Buenos Aires, en villa Soldati con las cooperativas de cartoneros.


Los fieles de la Iglesia preparando el almuerzo



En la foto: Nazareo Carlos, Diácono Tomas, Mons. Mijail y Mons. Teofano


Al mediodía al finalizar la Divina Liturgia, los fieles salieron de la Parroquia Cristo Salvador y se encontraron con el sol en lo alto, y ahí se preparó un almuerzo donde todos participaron como una gran comunidad presidida por Mons. Mijail, asistido por Mons. Teofano y nuestras monjas María Avra y María Avia, y el incansable Nazareo Carlos que desde la localidad de Lomas de Zamora viaja kilómetros para estar presente en nuestra Divina Liturgia.

Estos son los milagros del mundo que nos rodean: Cristo vive a través de personas como el Nazareo Carlos que viajan mas cerca de 100 kilómetros para asistir a la Santa Eucaristía y ser partícipe de nuestra comunidad católico ortodoxa.


Xristos Anesti!
Mons. Teofano

2 comentarios:

  1. gRACIAS REALMENTE LLEGA AL ALMA, UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. feliz cumpleaños te deceamos lo mejor
    te lo decean los hermanos nazareos del padre frac besos

    ResponderEliminar