lunes, 30 de diciembre de 2013

Crónicas en Tierra de Incas y Virreyes - Parte V - Final

 
 

CRÓNICAS EN TIERRA DE INCAS Y VIRREYES

PARTE V (Final)

Misiones de la Eparquia Católica Ortodoxa del Rito Bizantino de Lima para todo el Perú

(Misión de Haycan y Misión Capilla Huerta Santa Rosa – Rimac)
 
 

 
Cerca del Cielo - Ondea en las alturas de los cerros de Huaycan la bandera de la República del Perú, símbolo de la lucha de un pueblo en busca de su felicidad
 
 
 Vista desde uno de los cerros de Hauycan
 
 
Vladyka Teofano, Juan Manuel Garayalde; de Buenos Aires a los cerros de Huaycan, tierra de leyendas y de esperanzas, donde el Sol golpea fuerte, pero donde el cielo se encuentra mas cerca cuando las estrellas iluminan en la noche.
 
 
 
 V – Cerca del Cielo – Misión de Huaycan 
 

Cristo Jesús, que supera todo principio, todo poder  fuerza, aquel que extendió el cielo como un techo, creo la Tierra  que gobierna sabiamente a todo el Universo (San Basilio), me llevó a conocer un lugar, donde ese “techo” esa cúpula estrellada, estaba muy cerca de ser tocada.
 

Huaycan, cerros de piedra, donde se siente el sol que quema la piel como al inca siglos atrás. Hoy se ven poblados de ciudadanos peruanos que al no tener lugar donde residir, construyen donde el peligro de los sismos acecha, donde el enojo de dioses antiguos se activa para alejarlos. Pero estos hombres, mujeres y niños no temen a las alturas de piedra, y estando ahí, invocan el nombre tuyo, Cristo Jesús.
 
 
 
El taxi/triciclo nos llevo hasta la base del cerro, mas sin embargo, tuvo que hacer mucho esfuerzo en subir al Vladyka Teofano, al Korepiscopo Francisco y al Padre German... pero llegó!.
 
 
 
Empieza el camino de ascenso, guiados por el Korespicopo Francisco. Nos esperan reuniones con diferentes asociaciones civiles que tratan de integrar las familias para mejorar las condiciones de vida en los cerros.
 
 
El Vladyka Teofano y el Padre German algo rezagados, pero saludan diciendo aqui estamos.
 
 
 
Los cerros de piedra imponente atestado de pequeñas y frágiles edificaciones.
 
 
 
Algunas construcciones sorprenden por sus diseños y cuidado en construirse.
 
 
 
 
Llegamos finalmente para la primera reunión con miembros de una de las asociaciones vecinales de los cerros.
 
 
Un mate en los cerros de Huaycan - Algo que tenía que ocurrir.
 
 
 
El Vladyka Teofano con el Padre German, y miembros de la asociación
 
 
 
Vladyka Teofano junto a una jóven y hermosa madre en los cerros de Huaycan
 
 

Ahí llegó en un tiempo el Korepiscopo Francisco junto al Padre Germán, Zenón A. Vargas Galindo  y comenzaron a conocer las problemáticas de las diferentes asociaciones que se crearon para defender los derechos de los habitantes de los cerros de piedra.  Ahí, he conocido a los dirigentes de varias asociaciones que tratan de construir caminos y mejores accesos a los cerros.


Caminamos bordeando alturas de piedra considerables, donde pensaba en las noches sin luz, transitando mujeres y niños, y por dentro pensé: “algo diferente a los siglos anteriores?”.

En esas alturas había una raza de familias luchadoras. Ese cerro tenía algo místico, como que en su cima existiera una ermita desde la que irradiara toda la Fe de esas familias en conquistar el cerro, apoderarse de su imponencia agreste. 
 
 
 
Vladyka Teofano junto al Korepiscopo Francisak rodeado de los miembros de otra de las asociaciones de los cerros que visitamos ese día.
 
 
 
La Nazarea Nancy de Argentina cuando realizo su visita a los cerros de Huaycan
 
 
El Korespicopo Francisak con el Padre Germán y la familia que nos brindo un almuerzo en el mediodía que visitamos los cerros.
 

Llegar a esas alturas no fue fácil. Con una moto triciclo (no recuerdo el nombre de estos taxis que por muy poco dinero nos trasladan varias cuadras) fuimos ascendiendo por la base del cerro, hasta que ya mas no se pudo. Descendimos, me saque una foto junto a la valiente moto triciclo que ascendió con tres personas encima, y  continuamos subiendo hasta encontrarnos con los miembros de una de las primeras asociaciones que trabajan para el desarrollo de la urbanidad de los cerros.

 
Debo reconocer que las familias estaban muy bien organizadas. Eso, si, falto absoluto de misioneros que se acercaran a escuchar sus dolencias y problemas cotidianos. En esos cerros, no había ninguna cruz, solo la que cada persona tenía en sus casas. Por este motivo, el Korepiscopo Francisco, era muy bien recibido. Al fin uno que se animaba a acercarse a esos cerros!.

 
Mi deseo, es que en la cima de uno de esos cerros, una Cruz se levante, porque la misma les estará diciendo a todos: “Yo estoy aquí, nada han de temer”.  Sé que el Korepiscopo Francisco creará en ese lugar inhóspito una ermita, como aquellas que se encontraban en las montañas del Sinaí, en los valles de Nitria, en las que vivían los Padres del Desierto, cuevas de las que solo salían para celebrar todos los monjes la Divina Liturgia.

Hasta pronto cerros de Huaycan. Llevo su árida majestuosidad en mi corazón.
 

 
 
Inicio del descenso, despidiéndonos de los cerros de Huaycan. Hasta la próxima. Llevo consigo una pierda de ese lugar que estará en nuestra Iglesia en Argentina, para que nuestras oraciones, siempre lleguen a ustedes.
 
 

VI – Misión Parroquial Capilla Huerta Santa Rosa (Rimac-Lima)

 
 
En una de las autopistas en el Rimac - Vladyka Teofano y el Korespiscopo Francisco esperan un transporte para iniciar los recorridos por las misiones.
 
 
 
En los alrededores de la Misión Parroquial Capilla Huerta Santa Rosa - Por las calles interiores de las manzanas, transitan el Padre German, Zenon A.  Vargas Galindo, el Padre Joaquin, Juan Kanachiro Chinen y el Padre Pablo, Carlos Flores Quesnay 
 
 
 
El Arzobispo Erman Colonia Figueroa de la Iglesia Cristiana Apostólica Católica del Perú, junto al Vladyka Teofano en una ermita de las tantas que abundan en la zona del Rimac - La Fraternidad Misionera de la Divina Providencia, que preside también el Korepiscopo Francisco, celebra en dicha ermita.
 
 
 
Mi llegada fue al Rimac, mi partida fue desde el Rimac. Como olvidar esa manzana, llena de ermitas, desbordante de personas profundamente religiosas, hospitalarias, solidarias, respetuosas. Ahí conocí a los miembros laicos de la Fraternidad Misionera de la Divina Providencia y a la Fraternidad San Judas Tadeo. Como olvidar a Zoila, Yenny, Margot, a la familia de Angélica que gentilmente me dieron un lugar para dormir a mí y al Arzobispo Erman Colonia Figueroa.  Recuerdo ese señor, con la mente ida, pero muy charlatán, que me buscaba conversación, sorprendido por la presencia de tantos sacerdotes en su barrio. Ese hombre de hablar incoherente, lo llevo conmigo en mis oraciones.

 
Como olvidar esa gente maravillosa de la que hay decenas que convirtieron ese barrio en un  santuario. Ellos son los que remodelaron lo que hoy  es la Capilla, y solo esperaban a alguien que se hiciera cargo de ella con responsabilidad. Y llego el Misionero Ángel, hoy, Korespicopo de nuestra Iglesia en el Perú. El 30 de agosto de 2013, día de Santa Rosa de Lima, la “Misión Parroquial Capilla Huerta Santa Rosa” nacía, poniendo el Korepiscopo Francisco, su cuerpo de sacerdotes al servicio de los pobladores del Rimac.

 
Esta Misión Parroquial es el pulmón de la Eparquia en el Perú. Su centro espiritual, el lugar donde saldrán los futuros sacerdotes, lugar donde se realizarán encuentros ecuménicos y lugar de alabanza perpetua a Dios Uno y Trino, a nuestra Santísima Theotokos y a todos los Santos.
 
 
 
Los fieles de la Misión Parroquial Capilla Huerta Santa Rosa, centro espiritual de la Eparquia, desde donde se refunda la Fraternidad Misionera de la Divina Providencia
 
 
 
Los padres German, Joaquin y Pablo dialogando con el Vladyka Teofano antes del inicio de la Divina Liturgia.
 
 
El Korepiscopo Francisco, Angel Ernesto Moran Vidal, celebrando la Divina Liturgia en la Misión Parroquial Capilla Huerta Santa Rosa.
 
 
 
El Vladyka Teofano invitado a desayunar en la casa de miembros de la Fraternidad. En la foto la Hermana Margot y la Nazarea de Argentina, Nancy.
 
 
 
Un plato de tamales como nunca vi en Argentina. Delicias del pueblo peruano.
 
 
Una de las mañanas en la Capilla Huerta Santa Rosa, el clero de la Eparquia participando de una ceremonia del Vladyka Teofano. En la imagen, el Korepiscopo Francisco, el Padre Joaquin, Germán, Pablo, Marcos y Mateo.
 
 
Celebración liturgica muy temprano a la mañana
 
 
 
Escucho todavía la voz y música de Zoila. Recuerdo sus luchas interiores que son las de todos, que a veces nos hacen flaquear, pero en tanto este el nombre de Cristo en nuestra boca, nada habremos de temer.  Recuerdo esa noche de música y alabanza en la casa de Yenny, en el cual estuvimos casi todos presentes. Recuerdo los emparedados de tamales, con ese aroma exquisito que inunda la habitación, y que en Argentina es difícil conseguir salvo que uno acuda a un restaurante típico del Perú. Pero no debe ser lo mismo, no?.  Donde encontrar en mi país las santas manos de esas madres e hijas del Rimac que cocinaban los tamales. Como encontrar las santas manos de esa joven madre que me ofreció un plato de sopa con condimentos que algunos me hicieron resoplar humo de mis narices, por hacerme el corajudo al usar mucho.

Me despido de todos esos rostros, de los muchos que no recuerdo sus nombres pero que me ACUERDO de ellos. Están en mis oraciones hermoso y gran pueblo del Perú. Gracias Señor por bendecirme al permitir conocer estas personas de vuestro ejército terrenal.     

 

*      *      *

 

Hoy, se que la Eparquia Católica Ortodoxa de Lima para todo el Perú, esta también con misiones en Oxapampa, en Chanchamayo, en Villa María, en Huancayo, en la ciudad de Cuzco, en ICA, y seguirán creciendo las comunidades, porque hay mas nazareos, y más estudiantes al sacerdocio.


 Hasta muy pronto hermanos de nuestra Santa Iglesia. Parte de mi corazón, quedo con ustedes.
 
 
 
En la casa de Yenny de la Cofradía San Judas Tadeo. Zoila con su tambor y Yenny con su maravillosa voz alaban al Señor. En esta ocación, los sacerdotes eramos los homenajeados.
 
 
Quienes decian que los sacerdotes no saben bailar?. Esta foto atestigua que es cierto lamentablemente la afirmación. Sin embargo, habia mucha alegría.
 
 
Últimos momentos en Lima - Vladyka Teofano en el aeropuerto junto al Padre Marcos, Antonio Hilario Orbegoso 
 
 
 
Xristos Anesti!

Vladyka Teofano, Juan Manuel Garayalde
Eparca Coadjutor de Buenos Aires para la Argentina
Iglesia Ortodoxa Bielorrusa Eslava en el Extranjero
American Orthodox Catholic Church

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario