domingo, 6 de abril de 2014

Despidiendo a un Hermano en el Episcopado



DESPIDIENDO A UN HERMANO EN EL EPISCOPADO


El 05 de abril de 2014, nos dejó Mons. Daniel Rodriguez Vera. Una estrella más ilumina de lo alto a todos nosotros.


El 05 de abril de 2014, nació a los cielos Mons. Daniel Rodríguez Vera, nacido en el vecino país de Bolivia, hace más de 50 años.  En los últimos meses vivió una lucha desigual  ante enfermedades que lo fueron derrumbando como fuertes mazazos que hacían tambalear una fuerte pared hasta finalmente caer.

Lo conocí en el año 2012, con motivo de la celebración en la Provincia de Córdoba del Segundo Sínodo de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica. ¿Qué impresión me dio conocerlo?.  Él pertenecía a una “raza” particular de Sacerdotes, entre las que incluyo a Mons. Francisco, Franc Primozic, mi Archieparca de San Vicente, de la Iglesia Ortodoxa Bielorrusa Eslava en el Extranjero:  hombres que les es imposible estar en una sola cosa. Por su mente pasan muchas tareas, y si no las hay, las inventa, pero no puede estarse quieto.  Son grandes organizadores y anfitriones (así lo demostró Mons. Daniel en el Sínodo del 2012).  Recuerdo nuestras pláticas sobre el papel del Parlamento Argentino de Religiones, que tuvimos que hacer accionar en algunos temas. Tantas cosas para hacer, y debió partir antes.

 
 Monseñor Daniel Rodriguez Vera, presidiendo la celebración de la Santa Misa 

La capilla de la Prelatura Carismática Jesus Misericordioso de Bialet Masse repleta de fieles durante la celebración del 2do. Sinodo de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica 

 Mons. Rodriguez Vera, junto al Padre Omar Álvarez, juntos dirigían los destinos de su jóven Iglesia.



Quizás, la vida para estos hombres de DIOS pasa de manera fugaz, en tanto que “no hubo tiempo para nada”, y poco se realizó (de lo tanto que hicieron).  Son "locos" para los que los conocen. A veces genera simpatías, otras veces no. De atropellados a veces no cuidan las formas. De atropellados a veces llegan a donde nadie llega. Esos "locos" sin miedo a nada, construyen iglesias del polvo. Juzgar no nos compete, .. Dios dirá, Juez Supremo de los Cielos.

La vida quizás es para ser vivida de esa manera. Nadie puede discutir que precisamos tantas realizaciones para este mundo en falta. Quedarse inmovilizados, con proyectos personales, sin ver al prójimo, es una evasión al Evangelio.

Mons. Daniel era así. Nunca estaba quieto. Su capilla de la Prelatura Carismática Jesús Misericordioso, emplazada en un pequeño cerro de Bialet Massé en la Provincia de Córdoba, era su centro espiritual, donde recargaba sus fuerzas y salía a viajar por todo el país.  Era muy querido en las comunidades de inmigrantes bolivianos, principalmente en el Conurbano de la ciudad de Buenos Aires.  La última vez que lo vi, fue hace un año, con motivo de una visita fugaz que realizó a la casa de Mons. Miguel Ángel Paredes, Arzobispo Primado de la Iglesia Viejos Católicos de América, en el barrio de la Boca, donde fue recibido con las tradicionales empanadas salteñas del anfitrión.  Pasamos un buen momento, y luego cada uno marcho a tomar el colectivo siendo más de las 12 de la noche. Sé que Mons. Daniel tenía un largo recorrido esa noche..

En los últimos años, estuvo acompañado junto al Padre Omar Álvarez, representante legal de la Iglesia Cristiana del Buen Pastor, de Carlos Paz, y en las últimas horas, el Padre Gustavo Rosso estuvo informándonos a todos las últimas horas de lucha de Mons. Daniel. Que Dios los bendiga a ambos por acompañar a este obispo que hoy nos deja físicamente, pero que entró para siempre en los  altares de Cristo, su nombre, su obra, su vida.


 
 Consagración Episcopal de Mons. Daniel Rodriguez Vera, en el año 2011, por parte de S.E.R. Monseñor Juan Carlos Urquhart de Barros, Arzobispo de la Iglesia Episcopal Antigua de Argentina, y S.E.R. Monseñor Sergio Ricardo Rojas, de la Iglesia Presbiteriana Episcopal San Andrés 


 
Mons. Daniel Rodriguez Vera junto a Mons. Teofano en abril del 2012 durante el 2do. Sinodo de la Comunión de Iglesias de Tradición Católica.


 
 Momento culminante del cierre del Santo Sinodo del año 2012 de la Comunión de Iglesias: Consagración del Cuerpo y la Sangre de Cristo.


Panikhidia

SEÑOR, Sois el Dios de los espíritus y de la carne.
Aplastáis la muerte y derrocáis al diablo.
Sois Vos Quien vivifica a Vuestro mundo, Señor.
Conceded reposo al alma de Vuestro siervo Monseñor Daniel Rodríguez Vera en el resplandor de ésta, Vuestra morada luminosa, en el alivio de ésta Vuestra morada santa.
Aquí, desvanece toda pena, toda angustia y todo llanto.
Pues sois el perdón de todos sus pecados,  palabras, obras y pensamientos, porque sois Dios, Bondadoso y Amigo del hombre.
No hay hombre que no peque mientras viva.   Sois el único Inmaculado, Vuestra verdad es la verdad por los siglos, y la verdad es Vuestro Logos.

Sois Cristo nuestro Dios, la resurrección, la vida y el descanso de Vuestro siervo Monseñor Daniel Rodríguez Vera y Os  glorificamos con Vuestro Padre sin comienzo y con Vuestro Santísimo Espíritu, Bondadoso y Vivificador, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. AMÉN





PEDIMOS VUESTRAS ORACIONES Y AYUDA PARA QUE LA OBRA DE MONS. DANIEL SIGA CRECIENDO Y NO TERMINE EN EL ABANDONO


 Los inicios de la obra de Mons. Daniel por el 2010


  
Año 2012 



Año 2013


 
El Evangelio que posa sobre el altar de la Prelatura Carismática Jesús Misericordioso espera ser leído una vez más.



XRISTOS ANESTI
Vladyka Teofano, Juan Manuel Garayalde
Iglesia Ortodoxa Bielorrusa Eslava en el Extranjero

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario