jueves, 13 de agosto de 2009

Historia del Monte Athos I

LA MONTAÑA SAGRADA
Historia del Monte Athos I


En el año 1935 se publico el libro “Las seis mil barbas de Athos” de Ralph H. Brewster, un curioso texto que relata unas crónicas de su visita a los distintos monasterios del Monte Athos, sede milenaria que ha resguardado los mayores tesoros de la espiritualidad del mundo ortodoxo. La descripción del viaje demuestra que el autor no es un gran conocedor de los tesoros artísticos, intelectuales y esotéricos que resguardan las laderas escarpadas de un lugar, que es sede de anacoretas desde hace más de mil años.

El libro no deja de ser interesante y simpático al mismo tiempo, puesto que critica desde las nauseabundas comidas que le servían los monjes que hospitalariamente lo recibieron, las celdas con pésimas camas, llenas de insectos, e indescriptibles letrinas que utilizaban los monjes. Debemos recordar a nuestros lectores que el viaje se realiza en 1935 a un lugar que se ha mantenido casi inalterable desde la Edad Media.

Asimismo, reproduce conversaciones con algunos monjes, donde les relata como es que llegaron a la Montaña Sagrada; así cuenta la historia de personas que huyen por crisis espirituales hasta algunos evadidos de la justicia que encontraron refugio y una nueva vida entre los monjes.

Mucho ha cambiado en la Montaña Sagrada de 1935 en adelante; la mayoría de los cambios, fueron con un tinte negativas, puesto que a pesar que los monjes han intentado estar por fuera de la historia, problemas políticos que involucran al Estado Griego, sumandosele discusiones con el patriarcado ecumenista de Constantinopla, han generado conflictos que hasta el día de hoy persisten.

Bellisima imagen de uno de los monasterios del Monte Athos (foto National Geographic)



Sin embargo, la Montaña Sagrada es el mayor símbolo de unidad en la espiritualidad ortodoxa: monasterios griegos, rumanos, búlgaros, rusos, conviven en ese lugar, al que solo se permite acceder por agua, teniéndose cerrado los accesos por tierra.

En diferentes artículos realizaremos una selección de textos de las crónicas de Ralph Brewster, realizando un comentario sobre los mismos, a la luz de la teología e historia de la tradición cristiano ortodoxa, considerando que el autor mira con curiosidad algo que no llega a comprender a lo largo de su libros; pero que sin embargo, es valedero para aquellos que queremos ir ingresando con la imaginación a uno de los lugares más mágicos y secretos que existen en el mundo.

A continuación, el primer fragmento del Apéndice II del libro, donde se hace un relato histórico de cómo se fue conformando lo que hoy es la Montaña Sagrada del Monte Athos.



“SEIS MIL BARBAS DE ATHOS” de Ralph H. Brewster
(Edit. Espasa Calpe, 1949, Buenos Aires, Argentina)


"El Monte Athos es mencionado con frecuencia en la literatura antigua. Hasta en la mitología desempeña su papel. En su cumbre, se divisó una de las hogueras que integraron la cadena de fuego que transmitió a Mecenas la noticia de la caída de Troya: aún pueden verse rastros del canal cortado a través del istmo por Jerjes para evitar el peligro de que su flota naufragara al bordear su tempestuoso promontorio. Más tarde, hubo ciudades florecientes en las laderas de la Montaña. Asimismo , las leyendas que la vinculan con los primeros años de la era cristiana son numerosas. La propia Virgen y San Juan, presuntamente, fueron los primeros en convertirla, al ser arrastrados allí por una tempestad camino de Chipre. Pero, virtualmente, nada se sabe sobre Athos durante esos siglos iniciales. Seguramente, las ciudades antiguas desaparecieron y los ermitaños vinieron a vivir sobre las rocas."

"Las primeras constancias históricas de su presencia datan del siglo IX. Es muy posible que se refugiaran en Athos, al huir de la violencia de la controversia iconoclástica. Peter el Athonita y Eufemio de Salónica, son los primeros que conocemos de nombre. Estos monjes primitivos vivían en cavernas. Hacia fines del siglo, con todo, apareció un tipo de comunidad más organizado aunque de menor cohesión que un verdadero monasterio. Un estatuto imperial de 875, sin embargo, designó el monasterio de Kolobos, en Ierisos, al norte del canal de Jerjes, protector de los monjes de Athos, y al propio tiempo, reconoció los derechos de los monjes como dueños de la Montaña. Cuando, poco después, el monasterio empezó a abusar de sus derechos, los monjes enviaron a una delegación para protestar ante el emperador León VI. Ganaron su pleito, y su representante, Andreas, fue designado jefe de la comunidad, con el título de Protos, cargo que se conservó hasta el siglo XVII. Karyes era ya el centro de la comunidad y la iglesia de Protáton fue construida alrededor del año 950 de la E.C ."


"El primer monasterio auténtico de Monte Athos fue fundado en 963 por San Atanasio, el amigo y confesor del emperador Nicéforo Focas, que ayudó con aportes de dinero y declaró al monasterio libre de toda autoridad, salvo la del emperador. Cuando Focas fue asesinado, su sucesor Juan Tzimiskes prosiguió dando apoyo imperial con nuevos regalos de dinero. San Atanasio murió ene. Año 1000 de la E.C ."


"En el transcurso de su vida se fundaron muchos otros monasterios y el movimiento siguió ganando en fuerzas después de su muerte. Pero, al mismo tiempo, el número de ermitaños subordinados al Protos siguió creciendo. Era inevitable un conflicto, y finalmente el emperador Constantino IX redactó en 1046 un estatuto, que en parte reiteraba la constitución anterior, pero declaraba además que la asamblea general debía estar integrada principalmente por los abades de los monasterios. El Protos, representante de los ermitaños, se vió reducido a una posición completamente subalterna y las ermitas quedaron poco a poco bajo la fiscalización de los monasterios, cuya mayor eficiencia y coordinación habían hecho inevitable de todos modos su éxito final. En 1094, Alexius Comneno declaró a la Montaña independiente de los obispos de Ierisos y Salónica."

El Monte Athos en la actualidad. En sus mejores tiempos, el lugar tuvo mas de 300 comunidades monásticas



"El desarrollo del resto del mundo en los siglos siguientes, ejerció muy poca influencia en la vida interior de Athos. Este ha pasado por períodos de brillantez: a principios del siglo XVIII se mencionan como existentes trescientos monasterios. Y ha pasado por períodos de desastrosa despoblación y salvajes ataques de los enemigos exteriores, especialmente en tiempos del Imperio Latino, cuando el papa Inocencio III tuvo que intervenir personalmente para proteger a los monjes, y a comienzos del siglo XIV, debido a las atrocidades de un ejército de mercenarios catalanes. Pero volvieron a imperar condiciones más estables: y a fines del siglo, se habían creado ya diecinueve de los veinte monasterios existentes actualmente."

Comentario:

El fragmento puede llevar a la confusión por la mezcla de hechos sin aclaraciones cronológicas; puesto que por ejemplo la “controversia iconoclástica” corresponden a los siglo VIII y IX, tiempo en que se posee los primeros indicios de anacoretas poblando las laderas del Monte Athos, teniendo frente a ellos el Mar Egeo.

Otro tema para destacar del texto, es el apoyo del Imperio Bizantino al desarrollo de una comunidad monástica en el Monte Athos; y no menos digno de rescatarse, era el mismo Emperador quien, en los tiempos de San Atanasio, ejercía jurisdicción directamente sobre el lugar, sin intermediarios. Reafirmamos de esta manera, una vez mas, el origen gibelino del cristianismo ortodoxo.

Xristos Anesti!
Fr. Teofano+

No hay comentarios:

Publicar un comentario